martes, 26 de febrero de 2013

Nueva sección

A partir de hoy comenzamos una nueva sección diaria.
A todos nos gustaría poder leer más, a los que leen mucho, a los que leen poco, a los que no pueden leer nada.... por eso hemos pensado que cada dia podriamos poner el fragmento de un libro cualquiera. De esta forma aunque haya días que no podamos abrir ni una página, si que habremos leído un cachito, un trocito de uno de los innumerables libros que pueblan este mundo y que nos encantaría tener el tiempo de leer.

Si tu también quieres participar, dejanos como comentario el fragmento que quieras y lo publicaremos otro día como Fragamento del día.

Por supuesto también queremos que nos des tu opinión sobre los libros que aparezcan.


Comencemos....

1 comentario:

ZANGOL dijo...

PARA EL FRAGMENTO DEL DÍA

Canción de Fuego y Hielo: Juego de Tronos

Robb dice que ese hombre murió como un valiente, pero Jon opina que tenía miedo.
—Y a ti, ¿qué te parece?
—¿Un hombre puede ser valiente cuando tiene miedo? —preguntó Bran después de meditar un instante.
—Es el único momento en que puede ser valiente —dijo su padre—. ¿Comprendes por qué lo hice?
—Era un salvaje —dijo Bran—. Secuestran a las mujeres y las venden a los Otros.
—La Vieja Tata te ha estado contando historias otra vez —dijo su señor padre con una sonrisa—. La verdad es que ese hombre rompió su juramento, desertó de la Guardia de la Noche. No existe ser más peligroso. El desertor sabe que, si lo atrapan, se puede dar por muerto, así que no se detendrá ante ningún crimen por espantoso que sea. Pero no me has entendido. No te pregunto por qué el hombre debía morir, sino por qué tenía que ajusticiarlo yo en persona.
—El rey Robert tiene verdugos —dijo Bran, inseguro. No sabía la respuesta.
—Cierto —admitió su padre—. Igual que los reyes Targaryen, que reinaron antes que él. Pero nuestras costumbres son las antiguas. La sangre de los primeros hombres corre todavía por las venas de los Stark, y creemos que el hombre que dicta la sentencia debe blandir la espada. Si le vas a quitar la vida a un hombre, tienes un deber para con él, y es mirarlo a los ojos y escuchar sus últimas palabras. Si no soportas eso, quizá es que ese hombre no merece morir. Algún día, Bran, serás el abanderado de Robb, tendrás tierras propias y deberás defenderlas en nombre de tu hermano y de tu rey, y te corresponderá hacer justicia. Cuando llegue ese día, no te resultará grato, pero no debes apartar la vista. El gobernante que se esconde tras ejecutores a sueldo olvida pronto lo que es la muerte.